MEJORES PRÁCTICAS

Terapia de Infusión

En EE.UU. recomiendan armar equipos de especialistas en terapias de infusión

  • En EE.UU. recomiendan armar equipos de especialistas en terapias de infusión
  • En EE.UU. recomiendan armar equipos de especialistas en terapias de infusión
En EE.UU. recomiendan armar equipos de especialistas en terapias de infusión
En EE.UU. recomiendan armar equipos de especialistas en terapias de infusión

Cerca de 400 enfermeras, m

Una de las conferencistas invitadas a esta actividad científica fue la Lisa Gorski, especialista en Enfermería Clínica en Terapia de Infusión del Wheaton Franciscan Home Health & Hospice, en Wisconsin, EE.UU.

NEXPIN entrevistó a esta experta para conocer su visión sobre esta especialidad de la enfermería conocida como "terapias de infusión y accesos vasculares".

 

Lisa Gorski es Consultora Senior Asociada de OASIS y profesora en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Wisconsin. También es autora de más de 50 artículos publicados en revistas científicas y de cuatro libros que cubren la temática de terapia de infusión avanzada. En el bienio 2007-08 se desempeñó como Presidente de la Infusion Nurses Society de EE.UU. y actualmente es Presidente del Comité de Revisión de los Estándares de Práctica en Terapia de Infusión . También es miembro del Consejo Editorial de la publicación "Nurse Home Health Care".

 

- ¿Qué define hoy a la terapia de infusión?

- Por terapia de infusión (TI) entendemos todo lo que se refiere a la administración de fluidos o medicación a través de diferentes tipos de catéteres o dispositivos de acceso vascular , que pueden ser colocados en venas, arterias, tejido subcutáneo, huesos o en el canal espinal. Pero la actividad más común es la inserción, colocación, mantenimiento y cuidado de los catéteres intravenosos.

 

- ¿A qué tipo de pacientes suelen tratar?

-  La TI abarca a todos los pacientes de un centro de salud: desde bebés y pacientes pediátricos hasta personas de la tercera edad, pasando por todo el espectro vital intermedio y las diversas condiciones en el compromiso de salud que puedan tener estas poblaciones de pacientes.

 

- En EE.UU., ¿es una especialidad reciente de la enfermería?

- Lo cierto es que se trata de actividades que todo el personal de enfermería ha estado realizando desde hace mucho tiempo. Pero debido a los riesgos que implican estas prácticas para los pacientes, las instituciones de salud se han ido dando cuenta de que -cada vez más- es necesario contar con profesionales especializados para manejar con seguridad, efectividad y productividad éste procedimiento invasivo y sus complicaciones.

 

- ¿Por los riesgos que implica?

- Sí, porque cada vez que se coloca un dispositivo de acceso vascular  en el cuerpo se compromete la función de barrera de la piel para poder acceder a una vena o arteria; esto hace susceptible al paciente a complicaciones mecánicas, químicas y biológicas. Entre las biológicas, la infección es la más severa. Por otra parte, si el catéter se utiliza para administrar medicamentos y tiene algún problema funcional también es posible que haya consecuencias médicas, o que la persona no reciba la dosis adecuada. Lamentablemente, todavía vemos a mucha gente ligada a los equipos de salud que no se dan cuenta del riesgo asociado a estas intervenciones que deben ser realizadas por profesionales de alta competencia y aplicando las mejores prácticas para evitar complicaciones. De hecho, este fue uno de los temas de las conferencias que di en el reciente evento internacional de TIVA.

 

- ¿Esos riesgos pueden ser serios?

- Así es. Son riesgos que pueden llegar a costar vidas y mucho dinero para los sistemas de salud. Pero lo interesante es que, además, son riesgos y complicaciones que por medio de la educación continua del personal de la salud y recurriendo a la implementación de prácticas clínicas basadas en la evidencia, pueden ayudarnos a prevenir y evitar estos problemas incluso, las infecciones.

 

- ¿Considera que esta especialidad debería ser enseñada en forma de posgrado?

- Lo que suele ocurrir es que son contenido educacional y estándares de práctica que se exploran de forma superficial en la enseñanza de grado de la enfermería. Pero lo que hemos notado que funciona muy bien, al menos en EE.UU, es ofrecer algún tipo de certificación especial. De hecho, en mi país existe desde 1973 la Infusion Nurses Society (INS), institución que tiene unos 7.000 afiliados y cuya finalidad es difundir nuestra especialidad, proponer estándares de calidad, promover la investigación y también generar contenidos y guías para mejorar la educación continua en esta materia. Por otra parte, la INS brinda una certificación a los profesionales que lo deseen y que cumplan con los requisitos y exámenes. Una vez lograda la certificación, los profesionales están obligados a re-certificarse cada 3 años para mantener la especialidad.

 

- ¿Son certificaciones complejas?

- Depende de cada persona. Cuando yo la tomé tuve que estudiar unas seis semanas, ver videos, leer las guías de mejores prácticas. No es nada que una persona con dedicación y esfuerzo no pueda lograr.

 

- ¿Cómo es la práctica de los profesionales de TI en los EE.UU.?

- Por ahora no todas las instituciones cuentan con estos profesionales en todos los servicios. Lo que suele verse –al menos en las organizaciones de salud más grandes- son equipos de profesionales de enfermería especializados en TI, que trabajan en diferentes áreas: se los conoce como los "Infusion Teams" y contar con esta estructura de equipo profesional es una de las recomendaciones que hace tanto la Infusion Nurses Society como el propio CDC de los EE.UU.

 

- ¿Cuáles serían sus recomendaciones para sus colegas de Latinoamérica donde esta temática recién comienza?

- Creo que la mejor manera es que los profesionales interesados se agrupen en organizaciones, ya sean formales o informales, y comiencen a capacitarse, armar programas y hacer propuestas de especialización, buscando siempre mejorar la situación de los pacientes y de la institución donde trabajan por medio de la implementación de las mejores prácticas disponibles.

 

- ¿Cuáles son los temas y desafíos que los expertos de TI deberán dominar en los próximos tiempos?

- Estamos viendo muchos avances cotidianos en materia de tecnología. Por ejemplo, cada vez más se utilizan equipos de ultrasonido y haces de luz infraroja para poder "ver" a través de la piel y posicionar correctamente los dispositivos de acceso vascular, causando el menor daño posible al paciente y preservando el catéter y la vena. Hoy, también, contamos con tecnologías para controlar el crecimiento y diseminación de microorganismos causantes de infecciones como son los catéteres antimicrobianos, apósitos impregnados en gluconato de clorhexidina, tapas para la descontaminación de puertos de acceso, y otras. Esto obliga al profesional de enfermería a estar en una permanente actualización tanto tecnológica como de avances en la práctica.

 

 

 

 

 

De la entrevista también participó la Licenciada Silvina Estrada, Jefa de Enfermería en FUNDALEU y Directora del Posgrado “Cuidados y protocolos de enfermería en Oncología” que se dicta en la Universidad Austral, y coordinadora de las Jornadas de Capacitación de Enfermería de la Fundación Roemmers. Estrada también tiene un Master en Administración y Gestión de servicios de salud que realizó en la Universidad Favaloro.

 

 

Un camino a recorrer

 

Para la licenciada Silvia Estrada, la situación de la Terapia de Infusión (T) en Latinoamérica es particular: "es una especialidad muy reciente y lo prueba el hecho de que –hasta ahora- solo hay una organización que nuclea a personal de salud especializado en TI en Colombia y otra en Brasil. Y se está conformando una estructura similar en Chile. Sin embargo en otros países, como Argentina, todavía no hay ninguna estructura relacionada con estas prácticas".

 

Según Estrada, en Argentina "todavía es algo pendiente y complejo para los profesionales de la enfermería el seguir realizando capacitación continua en distintas temáticas. Pero todos apuntamos a esa idea". Estrada destacó que la capacitación es algo esencial para el buen cuidado del paciente y para mejorar la calidad de atención de cada institución.

 

Respecto al tema de TI, esta experta considera que "sería ideal que quienes estamos capacitados en esta temática podamos agruparnos y desarrolla algún tipo de asociación profesional relacionada con la terapia de infusión". En ese sentido es optimista y considera que se están dando los primeros pasos.

 

"Estamos tratando de mostrar lo importante que es tener profesionales capacitados en Terapias de Infusión, que con su actividad pueden disminuir los riesgos para los pacientes y –al mismo  tiempo- elevar la calidad de atención de la institución médica".

 

De hecho, "de a poco se están formando estos núcleos de asociación como las enfermeras de cuidados intensivos o las de control de infecciones, de oncología, de neonatología, etc. Y todos estos colectivos podrían agruparse también, con el objetivo de poder especializarnos y brindar capacitación en materia de Terapia