MEJORES PRÁCTICAS

Terapia de Infusión

Catéteres venosos periféricos:Cómo utilizarlos en los pacientes más chicos

  • Catéteres venosos periféricos:Cómo utilizarlos en los pacientes más chicos
  • Catéteres venosos periféricos:Cómo utilizarlos en los pacientes más chicos
Catéteres venosos periféricos:Cómo utilizarlos en los pacientes más chicos
Catéteres venosos periféricos:Cómo utilizarlos en los pacientes más chicos

Se trata de accesos que se pueden utilizar en pacientes de todas las edades, desde neonatología y pediátricos hasta adultos.

Estos accesos periféricos suelen ser los preferidos para ser utilizados por periodos de tiempo acotados, generalmente no más de algunos días, en adultos. Sin embargo en la población pediátrica no tiene un tiempo determinado de permanencia. En esta población, si el catéter no manifiesta ningún signo de complicación, se lo puede dejar mientras se lo necesite.

 EN BEBES

"Cuando hay que evaluar la utilización de estos catéteres en bebés y determinar que tipo de vía es la más conveniente, es necesarios tener en cuenta varios factores. Por lo pronto, es necesario analizar su edad gestacional y diferenciar si se trata de pacientes nacidos en forma prematura o en término", explica la Licenciada Marcela Arimany, Coordinadora de enfermería de Neonatología y Pediatría del Sanatorio de la Trinidad de la ciudad de Buenos Aires.

 Y en segundo lugar –según esta especialista- es importante evaluar la complejidad de la salud del paciente: "si está con signos de dificultad respiratoria, requerimiento de oxígeno u otros signos de complejidad"se suele preferir una canalización umbilical en lugar de una vía periférica. Al menos en una primera instancia".

 En cambio, si el paciente está en término y requiere un tratamiento de menor complejidad, por ejemplo un plan de hidratación, se recurre al acceso periférico. Siempre considerando cual es el calibre más adecuado, y –actualmente- se recomienda recurrir a equipamiento de poliuretano, dadas las bondades que demostró tener este material.

 Es un tipo de elemento que ha demostrado estar asociado a menores tasas de complicaciones en, por ejemplo, flebitis mecánicas.

 "Otro punto importante de estas vías relacionado a los bebés prematuros es que, a veces, se utilizan estos catéteres periféricos para realizar transfusiones, ya que por más que tenga colocada una vía central, si ésta es percutánea no se pueden administrar glóbulos rojos por dicha vía y se requiere recurrir a un CVP corto", detalló Arimany.

 Ventajas

La principal ventaja de este tipo de accesos es su posibilidad de utilizarlos en forma intermitente, lo que le da mucha libertad al paciente. Por ejemplo, en chicos que no necesitan estar con infusión continua, esta opción les permite levantarse de la cama, deambular y jugar con tranquilidad.

"La clave, para esos casos, es primero utilizar el tapón adecuado para cerrar la vía y –sobre todo- fijarla correctamente y con el máximo cuidado de manera de poder preservarla", resaltó Arimany. Algo similar ocurre en Neo, ya que aunque un bebé sea menos "movedizo" que un chico, la fijación también debe ser segura.

La complicación más común que suelen tener estos catéteres es la transvasación, cuando el líquido infundido se sale del vaso y causa dolor o inflamación.

Fijación

Los expertos advierten que para preservar correctamente una vía periférica es necesario tener el máximo cuidado con la fijación. "Nosotros tratamos de usar una fijación con apósito transparente, y arriba del mismo eventualmente colocamos tela adhesiva de seda para fijar el catéter de la manera más segura posible, pero cuidando siempre que quede visible el sitio de inserción.

 Hay servicios como el del Sanatorio de la Trinidad que es de puertas abiertas para los padres de los pacientes internados, de manera de que estos puedan estar en forma permanente con sus hijos. "Sin embargo, a la hora a colocar un catéter en un chico puede ser necesario pedirle que espere afuera, porque con la ansiedad y la angustia  se puede  dificultar la práctica. Eso depende de cómo sea cada padre", cuenta Arimany.

Por otra parte se les explica cómo se hace el procedimiento y también se les aclara que -a veces- no sale bien la primera vez y hay que repetirlo. "Por último, una vez ya colocado y estabilizado, se les detalla la importancia de que no se mueva la fijación, para poder involucrarlos en los cuidados, de manera tal de que entiendan y se sientan partícipes del restablecimiento de su hijo".

Arimany afirma que "la efectividad y la duración de estos catéteres está directamente ligada a los cuidados que reciba. Con una técnica adecuada de inserción, buena fijación y una observación posterior permanente, son procedimientos que no tienen porqué generar problemas".